Sergio Mesa

Sergio Mesa
Compartir:

La segunda vida de Sergio Mesa, el policía que ‘resucitó’ y empezó a correr maratones

Sergio sentía un fuerte dolor en el abdomen y no paraba de vomitar. Por eso decidió acudir al Hospital de Jerez, donde le hicieron varias pruebas y decidieron dejarlo ingresado. Esa noche tuvo una fiebre muy alta y apenas pudo dormir. Lo primero que le dijeron es que tenía apendicitis, por lo que deciden intervenirlo. Cuando pocos días después le dan el alta, aún con unas décimas de fiebre, las molestias no remiten y vuelve a ingresar por Urgencias. Unas nuevas pruebas le detectan un acceso de pus que lo lleva de nuevo al quirófano. Y los dolores no cesan.

“No sabemos qué es lo que tienes”, le llegan a decir los médicos, que según su testimonio lo querían operar del corazón o del páncreas, hasta que deciden abrirlo para explorarlo. Pero es en el Hospital Santa María del Puerto, que dispone de Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), donde lo intervienen. Ahí pudo escuchar, durante los dos minutos que se despertó durante la operación, cómo los médicos gritaban “rápido, que se nos va” o “cuidado, que se nos despierta”, lo que aumentaba su angustia. La incertidumbre era total.

En el centro hospitalario de El Puerto es donde ven que tiene perforado el colon, por lo que deciden realizarle una colostomía, un procedimiento quirúrgico que le permite evacuar a través de una bolsa pegada al abdomen. “En ese momento me quería morir”, relata Sergio, al que le costó acostumbrarse a este sistema, con el que estuvo aproximadamente unos nueve meses. Su calvario empezó en 2013, cuando tenía 34 años y dos hijos pequeños, uno de dos años y otro de apenas unos meses. “Era deportista, no fumaba, me cuidaba…”, relata, como no dando crédito a lo que le sucedió. Este episodio le pasó factura, física y psicológicamente. Pero no pudo con él.

“Durante un momento de la operación creía que estaba muerto, escuchaba a los médicos decir que no iba a salir de aquí”, rememora. Pero también recuerda que “lo que quería era vivir”. “Como si me cortaban las dos piernas, me daba igual, lo que quería era vivir”, recalca. Su fuerza de voluntad hizo el resto. Después de estar unos meses en cama, empezó a andar poco a poco, luego a trotar, y cuando se quiso dar cuenta, ya estaba corriendo. “Hacía hasta 30 kilómetros con la bolsa de la colostomía”, dice.

“Mi mujer me dice que estaba loco”, apunta, pero él solo tenía una idea en la cabeza: inscribirse en una carrera popular. “Estoy viviendo una segunda vida, ahora la veo de otra manera”, señala Sergio Mesa, quien decidió seguir entrenándose y compitiendo, para luego contar su relato en una página de Facebook llamada Historias de superación, donde comparte testimonios de otras personas que han pasado por situaciones difíciles y han salido adelante, para “motivar a otras personas y dar ejemplo”, explica. Hasta está trabajando en la escritura de un libro sobre su vida, que se llamará La carrera de la vida, y que espera que vea a luz en pocos meses.

Sergio Mesa es Policía Nacional, y después de su calvario, estuvo trabajando en un módulo hospitalario —ironías de la vida— hasta que, dos años después de su reincorporación y una vez dejó de estar colostomizado, volvió a patrullar las calles. El tribunal médico de la Dirección General de la Policía no contaba con que volviera a ejercer como agente. Pero Sergio se lo propuso y no paró hasta conseguirlo.

Ahora se está preparando su quinto maratón. “Antes de las operaciones también corría, pero esto me ha dado fuerzas”, cuenta el agente, que no corrió un maratón hasta después de las intervenciones que cambiaron su vida. “Cuando mejor he estado, deportivamente hablando, fue cuando me hicieron la colostomía”, señala, ya que se llevaba “todo el día corriendo”. Todavía hoy hay algunos alimentos que no puede comer y tiene que tener cuidado con la dieta, pero se encuentra totalmente recuperado. “Me propuse que esta situación no iba a poder conmigo”, cuenta. No hay duda de que no ha podido.

y no podra !!!! NO LUCHAR POR TUS SUEÑOS , TIENE SOLO UN NOMBRE Y SE LLAMA FRACAZAR , PERO PARA SERGIO ESTA PALABRA NO EXISTE Y TODOS LOS DIAS  VA A POR SUS SUEÑOS Y TU?


Volver